Etiquetado: crecimiento personal

¿Qué quieres demostrar?

Sala anexa al escenario. Los músicos calientan, la mayoria de ellos con ejercicios técnicos, otros con pasajes de repertorio. De repente, uno imita a un compañero de sección, pero tocando mucho más fuerte y mirandole desafiante.

Todos hemos vivido en alguna ocasion una escena parecida, en la que un colega (o varios) busca desesperadamente ser el centro de atención con el objetivo de provocar la admiración y/o aprobación de la concurrencia.

Es verdad que cierto grado de competitividad es positivo para motivarnos. Marcarnos un objetivo concreto es importante para poder focalizar nuestros esfuerzos en una dirección, de manera que no terminemos dispersandonos tanto que no sabemos qué estamos haciendo. A veces nos cuesta marcarnos una meta nosotros mismos y alcanzar el nivel del compañero puede servirnos de motivación y objetivo para mejorar.

Mirarse al espejo

Pero tan importante como la competitividad y alcanzar objetivos es ser capaz de motivarse a uno mismo sin necesidad de compararse con los demás. Para motivarnos a nosotros mismos lo primero que necesitamos es conocernos: saber cuales son nuestras fortalezas y debilidades, las cosas para las que tenemos facilidad y las que nos cuestan, lo que nos gusta estudiar y lo que no…. Y a partir de ahi intentar mejorar para sentirnos felices y satisfechos con nosotros mismos.

Si  estamos siempre pendientes de demostrar a los demás cuanto sabemos y que bien tocamos, a la larga podemos caer en la necesidad constante de comparación y en ciertas prácticas poco agradables que nos pueden acabar perjudicando.

Cruce De Caminos

“No deberia haberme ido nunca de España -me comentaba un colega que se fue a estudiar a Alemania-, aquí está la mejor escuela de metales de Europa”. Mi respuesta fue clara: “Necesitabas irte fuera para darte cuenta de eso”.

Cruce de caminos

A veces nos sucede que buscamos lejos una respuesta que tenemos delante de nuestras narices pero que, por la razón que sea, somos incapaces de ver. No por ello el camino que hemos recorrido ha sido menos válido, simplemente era más largo. Sigue leyendo

Reencuentros

Ayer estuve chateando con quien habia sido mi profesor en Grado Medio; podia hacer perfectamente seis o siete años que no sabiamos nada uno del otro más que a través de terceras personas, pero seguramente por las horas y experiencias compartidas a lo largo de años no nos costó hablar con la naturalidad y la frescura con que se habla con el colega que ves a diario.

Después de la protocolaria y necesaria puesta al dia -qué tal todo, por donde paras, cómo va el trabajo, cómo está la familia….- me sinceré con él y le conté que ahora, ocho o nueve años después, me acuerdo mucho de sus clases, de sus correcciones, consejos -no solo en el ámbito de la técnica musical, también en la vida- y explicaciones. Lo cierto es que ahi están los conceptos y consejos, y en determinadas circunstancias los utilizo para solucionar problemas tanto en mis sesiones de estudio como en las clases con alumnos. Sigue leyendo