Etiquetado: escalas

Escalas – e intervalos –

Los profesores siempre nos dicen que hay que practicar escalas e intervalos, pero ¿por qué?

Si nos fijamos bien, toda la música está escrita a partir de escalas e intervalos. Es más, si aún prestamos más atención nos daremos cuenta de que las escalas están hechas a partir de intervalos. Eso significa que practicar escalas nos ayudará a tocar cualquier pieza con mucha mayor agilidad y menos esfuerzo.

Practicar escalas ayuda a que nuestra mente se coordine con nuestro cuerpo:

Justo antes de tocar una escala pensamos en ella: que forma o patrón tiene (cromática, Mayor, menor o de otro tipo; ascendente y/o descendente; por grados conjuntos o con saltos entre notas, etc…), también pensamos en cómo tiene que sonar, la digitación que tendremos que usar, cómo tendremos que tirar el aire, etc… Todo esto lo hacemos de una manera inconsciente y casi instantánea, en los mejores casos en milésimas de segundo.

Cuando empezamos a tocar la escala ponemos en práctica todo lo que hemos estado pensando. Nuestro cerebro envia órdenes a nuestro cuerpo: coge aire, empieza a soplar, mueve estos dedos, ahora éstos… y al mismo tiempo está pensando en el patrón de la escala para no equivocarnos de nota.

Si es la primera vez que tocamos una escala nuestro cerebro estará tan pendiente de seguir el nuevo patrón que tardará más en dar órdenes al cuerpo. Por eso nos cuesta tanto tocar una escala nueva o leer a primera vista una partitura.

El caso es que la siguiente vez que toquemos esa escala nuestra mente recordará todo el proceso que hizo la primera vez, y podrá estar mucho más relajada y pendiente de dar órdenes a nuestro cuerpo. La tercera vez incluso podremos empezar a pensar en otras cosas mientras estamos tocando. Al final, llegará un momento en que podremos tocarla automáticamente, sin necesidad de pensar.

A partir de entonces, cada vez que nos aparezca esa escala (o una parte de ella, o una variación) en una partitura, nos resultará muy fácil tocarla.

Anuncios

Escalas – e intervalos –

Los profesores siempre nos dicen que hay que practicar escalas e intervalos, pero ¿por qué?

Si nos fijamos bien, toda la música está escrita a partir de escalas e intervalos. Es más, si aún prestamos más atención nos daremos cuenta de que las escalas están hechas a partir de intervalos. Eso significa que practicar escalas nos ayudará a tocar cualquier pieza con mucha mayor agilidad y menos esfuerzo.

Practicar escalas ayuda a que nuestra mente se coordine con nuestro cuerpo:

Justo antes de tocar una escala pensamos en ella: que forma o patrón tiene (cromática, Mayor, menor o de otro tipo; ascendente y/o descendente; por grados conjuntos o con saltos entre notas, etc…), también pensamos en cómo tiene que sonar, la digitación que tendremos que usar, cómo tendremos que tirar el aire, etc… Todo esto lo hacemos de una manera inconsciente y casi instantánea, en los mejores casos en milésimas de segundo.

Cuando empezamos a tocar la escala ponemos en práctica todo lo que hemos estado pensando. Nuestro cerebro envia órdenes a nuestro cuerpo: coge aire, empieza a soplar, mueve estos dedos, ahora éstos… y al mismo tiempo está pensando en el patrón de la escala para no equivocarnos de nota.

Si es la primera vez que tocamos una escala nuestro cerebro estará tan pendiente de seguir el nuevo patrón que tardará más en dar órdenes al cuerpo. Por eso nos cuesta tanto tocar una escala nueva o leer a primera vista una partitura.

El caso es que la siguiente vez que toquemos esa escala nuestra mente recordará todo el proceso que hizo la primera vez, y podrá estar mucho más relajada y pendiente de dar órdenes a nuestro cuerpo. La tercera vez incluso podremos empezar a pensar en otras cosas mientras estamos tocando. Al final, llegará un momento en que podremos tocarla automáticamente, sin necesidad de pensar.

A partir de entonces, cada vez que nos aparezca esa escala (o una parte de ella, o una variación) en una partitura, nos resultará muy fácil tocarla.